miércoles, 26 de junio de 2013

CARP EN BOSNIA

Me comunican los colegas de recursos humanos que si no me tomo algunos días de vacaciones antes de cambiar de contrato, los pierdo... Sólo puedo transferir 12 días al nuevo que firmo a mediados de Junio. No puedo hacer nada con la familia, teniendo colegios y a final de curso... Pido permisos a mi “Gobierno” y la respuesta de la máquina de regañar... es afirmativa... ¡Aleluya!


Miel sobre hojuelas. Ahora hay que decidir a dónde vamos a pescar: Tengo 7 días.

Tenía una deuda pendiente con el lago de Pelagicevo (Bosnia) desde noviembre de 2011: Tras preparar la sesión con un par de meses de adelanto, el lago se congeló tras la primera noche de pesca y no tuve más remedio que volverme... Puse fotos en el blog hace un tiempo de aquella sesión... Juré venganza. Llegó el momento.

Pelagicevo es un lago natural producido por inundación de una antigua mina abandonada que se encuentra al Norte de Bosnia, en territorio de República Srpska (que son las municipalidades de mayoría serbia en Bosnia) a 20 kilómetros de la frontera con Serbia y otros 20 con la de Croacia, triangule el lector, la cual es básicamente un puente de casi un kilómetro sobre el río Saba, un enorme afluente del Danubio que recorre los Balcanes de camino a Belgrado, donde se encuentra con el mayor río de Europa. Tiene una serie de puestos muy bien preparados y carpas muy grandes... No suele haber problemas para pescar, especialmente entre semanas.


400 kilómetros no es nada para lo que me gusta conducir. Los pasos de frontera (3) fueron rápidos y en 5 horas, parando a comer, me planto en Pelagicevo y solicito los permisos, decido pagar un pequeño extra para poder pescar con cuatro cañas, ya que vamos, vamos con todo, vamos a fondo... Me comentan los guardas que hay una competición que ocupará todo el lago a partir de mi quinto día libre... de modo que sólo me dan 4 días de licencia ¡Mecachis en los mengues! Bueno, algo haremos con los otros dos días pero cuatro días de pesca merecen la pena, espero. Lo bueno de pagar la licencia es que en la caseta del guarda hay WiFi y te dan la clave, de modo que buscaré por Internet alguna alternativa, experimentar en un sitio nuevo y agradable... No es tan mala idea después de todo cuando tengo tantos días disponibles.

El puesto que me gusta está en medio de una península, con salida a aguas abiertas pero por donde pasan peces grandes, además es donde estuve en 2011… Pero por desgracia está ocupado con dos tiendas, de modo que busco algo completamente distinto y me voy a una recula trasera; el puesto más lógico es en un lateral, pescando hacia aguas abiertas a un lado y hacia la recula por el otro. Mientras monto la tienda y las cañas oigo peces saltar en la recula. Parece que he elegido bien.


Pongo las cañas en abanico... una caña corta (no necesito lanzar mucho) mirando a la recula por en medio, otra también mirando a la recula pero lanzada a la orilla de enfrente, la tercera en linea recta a la orilla de enfrente también, estas dos en configuración larga. Y la última, también corta, en un fondo de grava que me encuentro a unos 60 o 70 metros, mirando a aguas abiertas...

La primera tarde y la primera noche transcurre sin picadas; voy cebando discretamente, poco a poco, con el cobra y con bolsas de PVA, ya se irán activando... procuro no hacer ruido. El spomb y los 20 kilos de maíz y mezcla de semillas para palomos, cuidadosamente cocidos la semana antes, los dejamos para si llega el caso de pasar a la artillería. Pero de momento probamos con suavidad.


Efectivamente: las 10 de la mañana del día siguiente la caña que tengo más metida en la recula tiene una buena picada, justo cuando pasaba a su lado de recoger agua (me gusta tener agua en un cubo o botella, junto a la moqueta, que renuevo de vez en cuando por si es necesario mojar un pez... da buen karma). Tira muy fuerte, pero no me entero mucho al principio, especialmente teniendo en cuenta que es una caña corta y el carrete está montado con trenzado Ixion de Prowess (¡que es excelente!)... mientras se debate el pez, pienso que no estoy teniendo nada de control de la situación, no aprecio lo mucho que tira ni para dónde... estoy oxidadísimo... tengo que salir a pescar más a menudo. La intención de la carpa es clarísima: se va a la recula, pegada a la orilla, cuanto más lejos mejor... Pasa un rato que se me hace eterno intentando alcanzar unos juncos; ¡Qué lista la puñetera! no hay otra cosa a la que agarrarse y para allá que va directa... Pero poco a poco empiezo a controlar la situación... bombeando suavemente la voy acercando, aunque me saca un par de metros de trenzado de cuando en cuando... ¡Sube! ¡atento!... me quedo paralizado al verla bajo la superficie del agua... es una carpa royal, casi cuero... y es ¡inmensa! Viene al centro, delante del trípode... da un tirón hacia el fondo y saca varios metros de línea del carrete... ¡no se cansa! Vuelvo a bombear... tengo que intentar acercarla, parece que va cediendo... y de repente da un cabezazo... se suelta... -AAAARRRRGH!! (El grito lo oyeron en todo el pantano...). El cabreo me duró un buen rato, traté de administrarlo pegando bolazos con el cobra...

Al cabo de una hora otra picada en una de las cañas de la orilla de enfrente, de nuevo mirando a la recula... casi no me da tiempo a sentir el pez, porque se suelta en pocos segundos, pero chico no era...


Empiezo a cavilar, algo está fallando aquí. No creo haberlas desgarrado, al menos la segunda seguro que no... Tiene que ser que mis montajes no clavan bien. Son mis anzuelos y bajos de línea favoritos, montados con blow-back y micro-anilla, pero con sencillez, todo como siempre...

Lo malo de alcanzar la señal del WiFi de la caseta del guarda es que tengo a todos los mostachones online preguntando... y lo bueno es que tengo a todos los mostachones online, asesorando...

Tras las consultas me decido a cambiar de montajes todas las cañas, que uno no es de medias tintas y tiempo hay para meter la pata, al fin y al cabo no llevo ni 13 horas pescando, podemos hacer pruebas... Un blow-back más agresivo, con anzuelos más grandes y de pata larga, con tubo termo-reductible micro-anilla y un hair más corto... que no falte ni gloria... Pongo la tetera para reducir los tubos dándoles forma y todo, como si fuese un avezado carper británico (qué risa...) … from the lost to the river...

Mientras preparo los nuevos montajes, ya a media tarde, tengo otra picada... ahora en la caña que está perpendicular a la orilla en la de enfrente... (una picada por caña...) Pero algo raro pasa... es como si arrastrase al pez enredado en la línea pero no en el anzuelo, porque veo el boilie fuera del agua y el pez mucho más abajo... es un amur, pequeñito... ¡Y también se suelta cerca de la sacadera! ¡¡Gensantadelamorhermosoquédesesperación!!

Me voy a dormir temprano, con las cuatro cañas con sus nuevos montajes... Durante la noche me despiertan hasta en tres ocasiones tirones en las dos cañas de la recula... pero ninguno de ellos se clava... ¡maldición! (cagoentoloquesemenea, en el original de la orilla...) este montaje tampoco funciona...

Por la mañana, sigo cavilando, más consultas. Decido hacer algo que nunca me ha fallado por ahora: hacerle caso a Mostachón... Antonio dice que mi montaje original no tiene ningún problema... salvo un hair demasiado largo que hace que la clavada no sea franca... Comienzo la operación “acortar hair” en todos mis montajes... Como siempre con Mosta, funcionó...


Tras una mañana tranquila, a las 6 de la tarde me pilló hablando por teléfono una buena picada... Estaba de los nervios porque ésta no se soltase, era una carpa muy enérgica... como sólo una común larga y salvaje puede serlo... mucho nervio... muchos tirones de sacar metros de hilo... paciencia, suavidad, no la cagues... tras una lucha épica, y una resistencia increíble, al cabo de unos minutos eternos tenía en la sacadera una larguísima común que medía alrededor de un metro y pico en la moqueta.


Pesamos y... Nuevo récord personal. ¡Qué alivio!... un detalle tan tonto... acortar el hair. Me cuesta horrores hacer las fotos... (y son malas, como pueden ver) ¡Qué difícil es manejar una gran carpa con malas pulgas solo!


Bueno... pues llevo dos días y objetivo cumplido, como dice mi padre “ya me puedo ir...”. Lo maravilloso del carp es que nunca se deja de aprender... un bendito veneno muy malo, sé muy bien que los hay peores y más caros... pero ya estoy contento y tranquilo... a mí también, como dicen los de Dhul... “me encanta que los flanes salgan bien” ¿no?



La sesión sigue con una noche tranquila, hasta que a las 4 de la madrugada... una picada suave... Me levanto descalzo, en gayumbos (les ahorraré detalles...) y clavo: Esto es muy raro: cabecea, tira con fuerza... pero no es una carpa. Y desde luego no es grande. Se deja vencer, no sin presentar una digna batalla, y cuando enciendo el frontal para mirar en la moqueta, ¡qué coj...! no me lo puedo creer. ¡Un siluro! ¡Un siluro autóctono! Tenía sólo 5 kilitos... pero ¡qué alegría!... Y lo mejor: Mi siluro picó a una chufa Jumbo. Alucinante este sitio. Hacer fotos de noche en automático es mucho más fácil, porque la recarga del flash te da unos segundos cruciales entre foto y foto... Y puedo "hacer el indio"




A las 6 de la mañana de nuevo buena picada, increíble pelea, pensaba que más grande que la de ayer, pero no: se trata de una royal algo más pequeña, poquito, pero mucho más bonita... Es un plato, mejor dicho, una sartén. Preciosa. Hasta al manejo del pez y las fotos le voy cogiendo el truco... Sigo aprendiendo cosas cada día de pesca. Los tres peces que he sacado venían todos perfectamente clavados, imposible que se suelten... Y además consigo desconectar y relajarme casi tanto como lo necesitaba. Si no pescas, no lo entiendes... pero hasta esta exclusividad de lo que se siente forma parte de la satisfacción.



Ya me froto las manos con los siguientes dos días que me esperan en la sesión... Las tengo donde yo las quería... y les he pillado el truco: Esto va a ser una gozada... Pero no.

De repente, cambia el tiempo, que hasta entonces había sido soleado y estable... y empezamos con el “chirimiri aka orbayu” (un pestiño), que si llueve, que si no... la presión barométrica se desploma tan pronto como sube y sale un sol de justicia -tan malo como tener WiFi es tener un barómetro en el reloj- el cual dura media hora y vuelta a empezar...

Y la actividad en el lago, lógicamente, se paraliza. Mal rollo. Parece mentira lo mucho que afecta a los peces esto del tiempo. Lo pruebo todo... cebo con el cohete por un lateral montones de kilos de semillas... con el cobra por el otro... cambio los cebos, dulce, salado, más remojado, menos con o sin PVA... Nada...


No me importa, porque el objetivo está cumplido y ya he triunfado (nuevo récord personal incluido...), pero hay que seguir dando la pelea... Aunque no haya modo.

No hay más historia que día y pico de ansiada calma: Por suerte, mira que odio recoger con agua, la última mañana no llovió y pude desmontar la tienda a gusto... hasta en éso se portó bien conmigo Pelagicevo... claro que, aunque “mi venganza está cumplida”, juro que volveré...

A la próxima, si os invito, a ver si os dejáis caer por aquí...

A.

7 comentarios:

Antonio Madrena dijo...

Impresionante sesión... Siempre los Mostachones ayudando a los Mostachones (y a quien haga falta)!
Enhorabuena Andrés, nos vemos pronto.
Un abrazo!

Andrés Moreno dijo...

Lo impresionante hoy para mi es leer las conversaciones de esos dias con todos vosotros por Wassap... Por momentos tenia que apagar el movil para no quemar la bateria... pero era como tener una sesion todos juntos en un embalse andaluz...

Gracias Culen, otro abrazo!

A.

SESSION CARP dijo...

Muy guapa la sesion,relato estupendo,parecía ke estaba alli mientras lo leía.

Andrés Moreno dijo...

Gracias compañero... comentalo por ahi... cuantos mas seamos, mas somos...

Un abrazo.

A.

Josema dijo...

Como siempre, excelentemente narrado.

Un abrazo y espero la segunda parte

Jose Luis Mata dijo...

Magnífica Andres, que sanísima envidia me has dado.
Felicidades por la sesión y la narración, la he vivido.
Un saludo.

Andrés Moreno dijo...

Ha sido un día duro de trabajo, acabo de llegar a casa, pero pronto me pongo con ello (y con otras cosas...)

Gracias a los dos por vuestros comentarios, maestros.

A.

Publicar un comentario