miércoles, 4 de febrero de 2015

EL TONTO Y SU ANGUILA

Ha costado "parir" la 101... Ha sido otro buen "barbecho". Pero es que, con el invierno vienen las ocupaciones navideñas, los cambios; y para colmo no se puede pescar mucho por aquí en Kosovo, entre nevada y nevada... 


Toca "pescar en el trono" con literatura cuartobañesca... Como sabéis, llevo unos tres meses comprando cada mes la magnífica revista Carpology y, con la excusa de rentabilizar los gastos de envío, siempre cuelo algún libro en el paquete... Esto me ha obligado hasta a comprar más repisas...

Uno de los que han venido (hay más y los comentaremos) es "A fool and his Eel", de Mark Walsingham, el de la foto de portada. 

Lo cierto es que no era el que más me apetecía, lo confieso: ¿Un libro de anguilas? ¿Escrito por uno de la pérfida albión al que ni conocen en su casa a la hora de comer? no, esto no va a molar... Pero, qué le vamos a hacer, venía en la "oferta" por comprar el ejemplar del mes. En esta web hacen muchas ofertas de éste tipo ...Y si compras más de una revista, o una suscripción, mejor todavía. Acabas recibiendo cebos, material y ropa de todos los colores... Ojo con los gastos de envío y mirad bien lo que compráis antes de pagar, porque no todos los lotes se pueden enviar fuera de Inglaterra.


Como siempre pasa con las primeras impresiones, que como decía no me invitaban a leer un libro sobre "pesca de anguilas", el tonto y su anguila ha resultado ser una puñetera maravilla que me ha tenido enganchadísimo unos días.


Resulta que hay un proverbio húngaro que dice que "La buena suerte es una anguila en una bañera llena de tontos..." y éste es el hilo conductor que usa Mark para hacer sus reflexiones sobre la pesca, la vida y la suerte... Muy bonito... Muy bien escrito... Lástima que sea sólo en Inglés...


Mark ha sido pescador más de 40 años, pero el libro no es una cronología de años y datos de pesca. Emplea mucho más tiempo y texto en su amor por la naturaleza y el medio ambiente y todo lo que conlleva haber pasado tantos años persiguiendo ése ejemplar que, una vez conseguido, qué desazón y qué pesar, nunca será suficiente... 

Como la mayoría de pescadores, sus primeros recuerdos tienen como protagonistas peces pequeños, percas e incluso anguilas. Pero una de las cosas que se hace pronto evidente es que Mark no comprende ésta obsesión tan de los carposos frikis, tan nuestra, por una sola especie... Él pasa tanto tiempo persiguiendo un barbo escurridizo, como tentando a un lucio hambriento o buscando la carpa de su vida.

A ésto se une una obsesión constante, aquí sí, por aunar pesca y conservación. 

Ésto me ha hecho reflexionar que éste delicioso libro no es uno más sobre pesca, sino una reflexión novelada sobre la pasión; un libro de amor, pero a la naturaleza, la vida salvaje, el campo y todo lo que implica. Casi es mucho más un tratado de filosofía de la vida que de pesca.


Además las ilustraciones que para el libro ha hecho David Miller son absolutamente impresionantes (las fotos no las hacen justicia) y justifican el libro en sí mismas...

Miel sobre ojuelas. Me encanta rememorar lo leido contándolo en el carposo.

Bueno, gracias por el buen rato he echado... Tiro de la cadena, y seguiremos encontrándonos en las orillas... prometo que mucho más pronto ésta vez, seguramente con más "literatura de cuarto de baño".

A.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada